jueves, 19 de mayo de 2011

Mayo de 2011

A mí también me pasaba. Estaba hastiada y rabiosa. Con lo peleona que soy y, desde hace tiempo, me sentía en un cierto letargo, no creía que las cosas fueran a cambiar por mucho que me enfadara, había perdido la esperanza y no estoy hablando de la Aguirre que, por desgracia, no la perdemos de vista ni a tiros.

Recortes sociales fuera del programa del gobierno, un gobierno que en el momento crucial no se ha atrevido a liderar una política alternativa en Europa que no fuera el voraz capitalismo neoliberal dictado por Alemania y el FMI ¿Qué ha sido del intervencionismo económico del que hablaron al comienzo de la crisis? Y esto, seguido de indignantes inyecciones millonarias  a la banca. En los medios, el PP y el PSOE siempre a la gresca, aburridos, sin nuevas propuestas que no fueran "sí bwana" a los mercados; una Comunidad de Madrid con unos servicios "públicos" deteriorados, especialmente la sanidad y la educación, y donde es cada vez más difícil vivir; equilibrios infinitos para llegar a fin de mes, un Alcalde faraónico que inventa una ciudad para el mercadeo, para las empresas privadas, para el turismo y no para sus habitantes... 

Tramas de corrupción tapadas con mentiras, provocando sólo que queden aún más en evidencia, si cabe; un estilo de vida en la que sólo es posible la sumisión a los poderosos, donde falta el tiempo para disfrutar con l@s nuestr@s, para pensar y reflexionar qué es lo que queremos, para ser críticos y actuar.

Son muchas las tonterías e incoherencias que he estado escuchando desde los medios de comunicación estos días sobre los movimientos 15M. Un movimiento social que ha comenzado a trabajar propuestas concretas, que no es sólo una pataleta. Pero los medios y los políticos aún no se han enterado de qué va esto.

Sin ir más lejos, Gallardón ha dicho esta mañana que no ha fallado el sistema, sino el gobierno. Que noooo, chico, aún no te has enterado. Creo que si el PP hubiera estado en el poder el resultado hubiera sido el mismo o aún peor. Porque representan un sistema injusto y lo legitiman, les parece válido, no promueven otro tipo de políticas que no favorezcan siempre a los mismos. Porque la mayoría de la clase política sólo se mira el ombligo y no tienen ni idea de cuál es la realidad de la calle. No trabajan por el bienestar común, sino por suyo propio. ¡Si lo antiguos filósofos griegos levantaran la cabeza!

En la Puerta del Sol estos días he visto mucha gente joven pero también de todas las edades, jubilados, de treinta y tantos, cuarenta y tantos, cincuenta y tantos... Estamos tod@s. Yo mismamente no sé si cumplo el perfil que ya han dibujado en los medios de comunicación. Tengo treinta y pocos y soy del grupo muuuy privilegiado de tener trabajo, además, uno que me gusta y en un sector que yo misma he elegido. Soy una suertuda, puede ser. 

Dicen que la gente que se concentra en las plazas piden la abstención. En mi caso (que es el de muchas personas que están o han estado en Sol) he votado desde la mayoría de edad, hasta en las europeas, que hubo una abstención amplísima. Siempre he votado al mismo partido, uno minoritario, que si leéis algún post de más abajo, sabréis cuál es. Y no me guste el sistema, es injusto, atropella a los más vulnerables, no es humanista sino pesetero a más no poder; sin unos valores éticos: para conseguir pasta, todo vale. Fomenta la competitividad, la envidia, los altercados, la desconfianza, las angustias de qué vendrá mañana... Una mano invisible que maneja nuestras vidas a sus antojo como meras marionetas. Y es que nos adormece para que no le demos problemas; mientras consumamos, todo está bien, así no molestamos, cualquier cosa que pensemos que se sale de "lo normal" es duramente criticado, exterminado antes de su florecimiento. 

Me pregunto, ¿qué hay de peyorativo en ser antisistema? Sin embargo, dedican horas de tertulia a desprestigiarnos. Aquí os dejo un artículo de Juan Carlos Escudier sobre "los antisistemas", donde está francamente bien explicado. Las personas que hemos estado y que volveremos a Sol, que nos concentramos durante unas horas, todo el día o simplemente un ratito, el que se puede, para apoyar este movimiento social, son muy heterogéneas, pero me temo que se caracteriza por ser crítico, propositivo, pacífico y fundamentalmente de izquierdas, aunque haya personas que no se identifiquen con ninguna ideología concreta. No está Rubalcaba detrás ni ningún personaje del PSOE, ni tampoco engrosa a personas conservadoras, justamente, las más contrarias a los cambios, vamos, que yo no las he visto.

Se fomenta la asistencia a las urnas, ya que es una de las escasa vías actuales de participación, pero se lanza el mensaje de que no se vote a los dos partidos mayoritarios, es preciso una mayor diversidad en el Congreso, o si lo prefieren, que se vote en blanco. Pero la movilización no es para quedarnos en nuestra casa el domingo sino para ser testigos de un cambio que se concretará en estos días mediante propuestas elaboradas en asamblea. Uno de los caballos de batalla será  la Ley Electoral.

También he escuchado que por qué no se han ido a la Moncloa, como le gustaría a Esperanza Aguirre. Pero es que no hay nada más visible en Madrid que la Puerta del Sol. Se ha perseguido visibilidad y reivindicación, fomentar las plazas de nuestras ciudades como lugares de encuentro y no como sitios de paso, tal como se ha planificado en Madrid, que se ha convertido en la ciudad con las plazas menos acogedoras de nuestro país.

Soy consciente de que no voy a vivir nunca mejor que mis padres, que la inestabilidad laboral me perseguirá hasta el fin de mis días; no sé si podré tener jubilación; no sé si conseguiré mejorar, en función de mis logros profesionales y mis responsabilidades, mi salario anual; no sé si podré ser madre y poder ofrecer a mi hij@ un mundo digno en el que vivir...  Tengo un montón de motivos imparables para estar indignada, para sentirme hastiada, para estar en la Puerta del Sol cada día y para votar el domingo en las urnas. Pero todo esto va acompañado de una gran ilusión por volver a creer que es posible otra manera de hacer las cosas.


Hablando de todo un poco, ya sabéis que tiendo al barullo, no sé si recordaréis una histórica promesa que suscribieron 189 jefes de estado y de gobierno durante la Cumbre del Milenio, en el año 2000. Para el año 2015 se supone que ese objetivo debería estar cumplido y, sinceramente, a razón de tres/cuatro años que faltan, la pobreza en el mundo no ha hecho más que aumentar.

Para más información sobre el significado de la abstención y del voto en blanco, pinchad aquí

4 comentarios:

Explorador dijo...

Yo he estado esta mañana en la de mi ciudad. Me resultan muy simpáticos...pero no creo en muchas de sus propuestas, no estoy de acuerdo en otras, y hay otras que me parecen urgentes. Pero no veo más recorrido a esto que las próximas elecciones. Y ojalá me equivoque en todo.

P.D: Tampoco creo que el PP, a quien nunca he votado, tenga la misma responsabilidad que el partido que lleva 8 años haciéndolo. Y me decepciona no ser más contundente contra dicho partido.

Un abrazo :)

carlos63 dijo...

Te doy la razón en toda la exposición. Pero a mi ya no solo me preocupa mi futuro tanto como afectara el mio a mis hijas. Eso si me preocupa seriamente, tanto que me llega a agobiar.

Por fin, algo se mueve. Intentare acercarme el fin de semana. Si puede ser el sábado mejor. Por aquello de joder la jornada de reflexión.

Salud.

Silencio dijo...

¡Hola Explorador! Creo que para apoyar un movimiento social o un partido, organización del tipo que sea, tampoco hay que estar 100% de acuerdo con todo, si no necesitaríamos montar cada uno de nosotros nuestro propio partido ;)) Pero sí que te identifique con muchas de esas ideas, acciones o reivindicaciones...

Lo que te noto, por tu comentario y tu post, es apatía, incredulidad ante lo que está sucediendo... espero que las imágenes y los contenidos consigan ilusionarte, aunque sea un poquito, al menos en Madrid está resultando altamente contagioso. Un fuerte abrazo

Hola Carlos63. Siempre nos preocupamos de quienes tenemos más cerca y de nosotros mismos, claro, quién si no nos va a sacar las castañas del fuego. Por eso mismo, compartir con gente que opina lo mismo, compartir las mismas preocupaciones, etc, creo que alguna tensión sí que consigue liberar.

¡Saludos solidarios!

Enviado Lisérgico dijo...

Puede ser que de todas estas concentraciones no salga ni una sola propuesta admisible. Da igual, lo que es un paso revolucionario, y ya está dado, es que una gran parte de la ciudadanía se está planteando, porque lo ve y lo vive, no por adoctrinamiento de ningún partido, quién es el beneficiario del estado.
A quién sirve el gobierno.
El gran paso es que la ciudadanía exige una democracia participativa y ya no entiende como tal el simple hecho de votar a cada cuatro años y delegar su futuro en una clase política que ha dado demasiadas muestras de incapacidad.
Este movimiento pone en tela de juicio la representatividad de los partidos políticos y la legitimidad de un gobierno que, visiblemente, no trabaja por los intereses de su pueblo.