viernes, 26 de agosto de 2011

El niño pequeño

Os copio este cuento... que invita a la reflexión sobre el sistema educativo y sobre su deconstrucción, para poder inventar otro sistema válido, integrador, creativo, reflexivo y mucho más libre.


Había una vez un niño que comenzó a ir a la escuela. Una mañana la maestra dijo: “Hoy vamos a hacer un dibujo”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño. Le gustaba mucho dibujar de todo: vacas, trenes, pollos, tigres, leones, barcos. Sacó su caja de lápices y empezó a dibujar, pero la maestra le interrumpió: “¡Esperen! Todavía no he dicho lo que vamos a dibujar. Hoy vamos a dibujar flores”. “¡Qué bien!”, pensó el niño. Le gustaba hacer flores, y comenzó a dibujar algunas muy bellas con sus lápices violetas, naranjas y azules. Pero la maestra intervino de nuevo: “¡Esperen un momento! Yo les enseñaré cómo se dibujan las flores”. Y tomando una tiza, pintó una flor roja con un tallo verde. “Ahora”, añadió la maestra, “pueden comenzar”. El niño miró la flor de la pizarra y la comparó con las que él había pintado. Le gustaban más las suyas, pero guardó silencio. Volteó la hoja y dibujó una flor roja con un tallo verde.


Otro día la maestra dijo: “¡Hoy vamos a modelar con plastilina!”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño. Le gustaba la plastilina y podía hacer muchas cosas con ella: víboras, hombres de nieve, ratones, carros, camiones. Empezó a estirar y amasar su bola de plastilina. Pero, al momento, la maestra interrumpió: “¡Esperen, aún no es tiempo de comenzar! Vamos a hacer un plato”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño.


Le gustaba modelar platos y empezó a hacerlos de todas formas y tamaños. Entonces la maestra le detuvo de nuevo: “¡Esperen, yo les enseñaré cómo!”. Y les mostró cómo hacer un plato hondo. El pequeño miró el plato que había hecho la maestra, y luego los que él había modelado. Le gustaban más los suyos pero no dijo nada. Sólo modeló otra vez la plastilina e hizo un plato hondo, como la maestra había indicado.


Muy pronto el pequeño aprendió a esperar a que le dijeran qué y cómo debía trabajar, y a hacer cosas iguales a las de la maestra. No volvió a hacer nada por sí solo.


Pasó el tiempo, y el niño y su familia se mudaron a otra ciudad, donde el pequeño tuvo que ir a otra escuela. El primer día de clase, la maestra dijo: “Hoy vamos a hacer un dibujo”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño, y esperó a que la maestra le dijera lo que había que hacer, pero ella no dijo nada. Sólo caminaba por el aula, mirando lo que hacían los niños. Cuando llegó a su lado le preguntó: “¿No quieres hacer un dibujo?”. “Sí”, contestó el pequeño, “pero, ¿qué hay que hacer?”. “Puedes hacer lo que tú quieras”, dijo la maestra. “¿Con cualquier color?”, preguntó él. “¡Con cualquier color!”, le respondió la maestra. “Si todos hicieran el mismo dibujo y usaran los mismos colores, ¡cómo sabría yo lo que hizo cada cuál!”, añadió. El niño no contestó nada, y bajando la cabeza dibujó una flor roja con un tallo verde.

 "El niño pequeño". Helen Buclelin.

6 comentarios:

Ximens dijo...

Tengo tres hijos y sé de qué habla el relato. Por ejemplo, compré a mi hijo el primer libro de Harry Potter. Al principio pasó de él hasta que empezó a oír a compañeros. Un día lo leyó y me pidió que le comprara los siguientes. No sé si se los ha leído 5 0 6 veces, inicio un relato de enanos, elfos, se puso a escribir. En primero de Bachillerato le obligaron a leer y comenta el Cantar del Mio Cid. Ha dejado de leer.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

No cabe duda que el cuento refleja fielmente el sistema de troquelado educativo que ha parido esta sociedad que hemos montado entre todos.

Salir de la senda trazada es convertirse en raro. En el caso de los niños, arriesgarse a que les diagnostiquen hiperactividad, deficit de atención, hasta puede que Síndrome de Asperger.

Y luego está lo que los padres, por acción u omisión, hacemos con ellos.

Un saludo.

Silencio dijo...

¡Hola Ximens! Desgraciadamente, eso parece ser lo que les ocurre a muchos chavales durante sus estudios, les obligan a leer textos infumables, nada acordes a su edad.

Pedro, sobre lo que comentas, no sé si lo habrás visto ya, tal vez sí, pero te recomiendo un programa de Redes "El sistema educativo es anacrónico" donde analizan el reduccionismo del actual sistema educativo. Este es el enlace http://www.rtve.es/television/20110304/redes-sistema-educativo-anacronico/413516.shtml

¡Saludos!

Explorador dijo...

Muy interesante, como siempre. Necesitamos ideas nuevas, eso está claro.

Un abrazo, y viva la libertad, para poder convivir mejor :)

Silencio dijo...

¡Que viva!

Abrazo Explorador.

Nayra Marrero dijo...

aprendemos a dejarnos moldear desde el primer día, a imagen y semejanza del sistema.. y ahora hay que aprender a decir "que noooo!!"