lunes, 7 de julio de 2008

Encuentro con Indiana Jones


Una tarde del recién estrenado verano, vino a buscarme a la salida del trabajo Indiana Jones. No le faltaba detalle, tal como sale en las películas, con su sombrero de aventurero, su látigo para los escenarios más arriesgados y… ¡la leche solar! Porque aunque es muy osado, también es precavido y se protege del sol. “Los héroes no estamos exentos de los peligros del cambio climático” se excusó.
“Vengo a buscarte para que me ayudes a encontrar un tesoro”. Y me mostró un mapa, apenas un bosquejo.
Entramos en el metro. Indiana desconoce los entresijos de esta infraestructura madrileña. Le dije: “Agárrate bien el sombrero porque el metro de Madrid vuela”. Y volando, cual alfombra de Aladino, nos acercó hasta Legazpi, el territorio que nos indicaba el mapa. Una suerte que llevara su látigo, de mucha utilidad para apartar diversas fieras urbanas a nuestro alrededor, ¡chas, chas! mientras avanzábamos hasta nuestro destino.
El sendero nos dirigió hacia el Matadero de Legazpi. Allí pudimos observar que el tesoro se anunciaba en unos carteles desde diversos puntos. “Qué mala suerte, pensé, lo han encontrado antes que nosotros”. “No te aflijas” me consoló mi héroe, “podemos redescubrirlo, todo depende de los ojos con que lo mires”.Entramos en el Matadero, previa compra de unas entradas por un “módico” precio. Yo creía que los héroes se colaban en todas partes, pero no, Indiana Jones paga las entradas. Dice que lo demás es ficción, que el director de su película omite esas partes; en el Templo Maldito el ticket era carísimo, que tuvo que ahorrar todo un mes para poder entrar y una espera de horas, como en el parque de atracciones.
Y penetramos en el fondo del mar, donde han permanecido durante siglos, tesoros del antiguo Egipto. Tuvimos que dejar nuestras pertenencias en la consigna, que regentaba un pez martillo. A Indiana le costó deshacerse de su sombrero, aunque sólo por un par de horas, pero es que nunca se separa de él. “Chico, si te lo llevas, ¿cómo vas a bucear?”. Nos preparamos el equipo y nos adentramos en las profundidades del Mar Mediterráneo, glup glup, cerca de la costa de Alejandría, en la bahía de Abukir. A nuestro paso encontramos diversos avalorios, monedas, joyas, colgantes protectores de los dioses Isis, Osiris y Serapis, templos derruídos, esfinges corroídas por el paso del tiempo y la erosión del agua. Descubrimos restos de las antiguas ciudades de Alejandría, Heraclion y Canopo, ciudades que desaparecieron bajo el océano como resultado de desastres naturales. Pero lo más sobrecogedor fue bucear cerca de los restos de un templo ptolemaico, su naos, y tres estatuas de tamaño colosal en su entrada con sus respectivos objetos rituales.
Qué gran viaje, pero ser aventurera da hambre, vámonos a un chino. Salimos a la superficie y nos fuimos a repostar. Durante la cena me contó que su próxima aventura tendría lugar en parajes exóticos, probablemente en India. “Me apunto”, le dije casi sin pensar. “Mañana mismo partiremos”. No, no puedo tan pronto, estoy esperando la llegada de un nuevo familiar y me gustaría despedirme de mis amigos. “Nos encontraremos en Delhi dentro de un mes, llegaré por otro itinerario diferente al tuyo” le propuse. Indiana, acuérdate de ponerte las vacunas y de llevar rupias, que allí no son euros. “¡Ah! es que de estas cosas siempre se encarga Spielberg”.
"Por cierto, Indiana, antes de irte, llama de mi parte al Increíble Hulk, que el próximo fin de semana las hetairas tenemos que hacer mudanza y nos vendría muy bien un maromo como él". "Descuida", me contestó.De pronto, me desperté en medio de la noche con olor a sal. Qué sueño tan intenso, parecía de verdad. Lo curioso es que en mi cartera se encontraba la entrada a la exposición “Tesoros sumergidos de Egipto” y que en mi mesa de noche aguarda un billete de avión hacia la India. ¿Realidad o ficción?

2 comentarios:

Mónica dijo...

Pues sí, un sueño muy curioso!!
Ya decía Calderón de la Barca aquello de que "La vida es sueño"...
Esperamos la siguiente entrega próximamente: Indiana Jones y el tesoro de Delhi.
Bss.

Raquel dijo...

Hola, mi nombres es Raquel. soy peruana y vine al COngresi Mundo de Mujeres y quisiera entrevistar para nuestra reivtsa autofinanciedad de feministas jóvenes que se llama LA MESTIZA, igual puedes ver nuestro blog aquí: http://lamestizacolectiva.blogspot.com/
mi correo es raquelp_andrade@yahoo.com

y ojalá y me respondan pronto que sólo me quedo en Madrid hasta el 12 de julio
UN abrazo feminista